servicio bebesalus en Madrid

¿Por qué no duerme mi bebe?

Pautas del sueño en bebés

Para los niño el dormir constituye la actividad en la que más tiempo invierte, existiendo una clara relación entre el mal dormir de noche y las alteraciones en el comportamiento durante el día y al contrario. Un niño que no ha dormido correctamente por la noche estará irritable, más excitado de lo que corresponde influenciando de una manera no positiva en la familia, por lo que crear en los niños unas pautas del sueño les favorecerá y mejorara la cordialidad familiar.

El sueño constituye un ritmo biológico con periodicidad diaria, está condicionado por factores externos como puede ser la luz del día y los propios hábitos del sueño familiares, etc… la regulación del sueño es similar a la del apetito y la sed, actividades también controladas por el hipotálamo, por lo tanto una necesidad humana y que influye de forma negativa sobre la persona que no duerme las horas necesarias para la recuperación del cuerpo y de la mente.

El sueño va evolucionando a lo largo de la vida de un ser humano, es decir, a dormir se educa. El conseguir dormir toda la noche constituye un esfuerzo y un logro para el desarrollo psicomotor del niño, tanto como lo es caminar o hablar. Es el proceso diurno o nocturno por el cual los bebes y niños asimilan y organizan lo aprendido durante el día, maduran tanto física como psicológicamente y ejercitan la independencia de sus padres según su edad.

En circunstancias normales, el sueño se organiza en varios ciclos repetidos de forma secuencial a lo largo de una jornada.

Para explicarlo de una forma sencilla y lo entendáis, las fases del sueño se dividen en dos estadios diferenciados. Uno es el sueño NREM o sueño de ondas lentas (El sueño NREM sirve para la recuperación física), y el otro es el sueño REM o sueño de movimientos oculares rápidos (esta fase está relacionada con la recuperación cerebral y la fijación de las cosas aprendidas, es también una fase para el pensamiento creativo). El sueño NREM se divide en tres fases que van de menor a mayor profundidad de sueño. Los estadios REM y NREM se alternan en CICLOS. Cada ser humano, desde la más corta edad, posee un ciclo de sueño específico, igual que tiene unas huellas dactilares específicas. ES MUY IMPORTANTE RESPETAR ESTOS CICLOS SIN DESPERTAR AL BEBE, Pretender que el niño concilie el sueño es una tarea difícil y constituye un verdadero desafío, pero si se respeta su ritmo, todo será más fácil. Un recién nacido, por ejemplo, ya tiene un modo propio de dormir y de despertarse. Es importante que los padres creen el clima apropiado para que el niño establezca su propio ritmo de sueño. Tenemos que tener en cuenta que la relación con los padres es la que marca el comportamiento a la hora de dormir. Los niños tienen mas cantidad de sueño REM que los adultos, y se marca una delgada línea entre el estar despierto o continuar dormido cuando cambiamos de una fase a otra. Los adultos nos dormimos apenas sin darnos cuentas, pero un niño no tiene los medios de los que disponemos los adultos, y es por eso que en ocasiones se despiertan varias veces por la noche (depende de la edad estos despertares tendrán una causa u otra)

Por lo que si nuestra pregunta es, ¿Cuántas horas debe dormir mi hijo? Os respondo que lo que el necesite.

Cada niño tiene unas necesidades por lo que  total de horas de sueño y su distribución a lo largo del día variará según la edad y pueden o no coincidir con lo que creemos o deseamos. Si le obligamos a dormir más horas disminuimos la profundidad del sueño.

¿Cuánto debe dormir mi hijo según su edad?

Cuando el niño es recién nacido el ritmo del sueño que seguirá será el mismo que cuando estaba en la tripa, dormirá prácticamente todo el dio, pero despertándose cada 3 o 4 horas para alimentarse, ser cambiado y establecer vínculo entre otras cosas…

Es importante crear rutinas del sueño del bebe desde el inicio, es decir desde la llegada a casa tras el nacimiento del bebe y sobre respetar su ritmo del sueño, sin despertarle no siendo necesario.

En esta etapa de la vida del bebe hay tres estadios de sueños que se denominan sueño activo, sueño tranquilo y sueño indeterminado.

El recién nacido empieza a dormir en el estadio de sueño activo. Este estadio se identifica por que puede haber movimiento de los globos oculares, muecas con la barbilla, respiración irregular e incluso la emisión de algún quejido y la realización de pequeños movimientos con las extremidades, es algo normal!!!

Después de esta fase, entre 30 o 40 minutos después entrara en la fase de sueño profundo, este es el denominado sueño profundo, está totalmente relajado, sin lamentos ni movimientos, y respira suave y profundamente. También dura 30 o 40 minutos y va alternando estas dos fases hasta que 3-4 horas después se despierta.

Mientras que el bebe no demande brazos y tengáis evidencia de que esta despierto, aunque le veáis  chupeteando, emitiendo ruiditos o tiene respiración irregular (siempre dentro de la normalidad) o penséis que le ocurre algo tened en cuenta lo anterior y no le cojáis, ya que la interrupción del sueño puede interferir en los ciclos del sueño normal y por lo tanto dificultad la maduración.

DORMIR ES UNA NECESIDAD BASICA TAN IMPORTATE COMO ES COMER O BEBER, NO DEBEMOS DESPERTAR AL BEBE EN CASO DE QUE ESTE DORMIDITO.

Los bebes empiezan a diferenciar el día de la noche aproximadamente a los tres o cuatro meses de vida.

Desde los 4 meses, va sincronizando sus ritmos biológicos internos con los ritmos externos de la comida, baño y paseos.

De esta forma y siguiendo unas pautas de sueño correctas y estables, él bebe puede tener un sueño regular desde los 5-6 meses.

Sobre el primer año de vida las horas de sueño seguidas durante la noche se va a umentando, pueden llegar a dormir entre 6 u 8 horas, y además hacen una siesta por la mañana y una o dos durante la tarde.

 

A lo largo del primer año de vida los periodos de sueño durante la noche van aumentando hasta llegar a dormir 6-8 horas entre los 4 y los 6 meses, con siestas durante el día de duración variable según el temperamento y entorno del niño.

Las siestas diurnas desaparecerán a partir de los 3 o 4 años. Puede aparecer algún periodo de adormecimiento durante el día, unificando las horas dedicadas al sueño en un único periodo nocturno de 10-11 horas en niños de 5-6 años.

A modo de ejemplo práctico, un bebe de 6 meses que se ha despertado a las 7 de la mañana hará una siesta mañanera sobre las 10 (desaparecerá sobre los 15 meses de edad)

Hará otra siesta al mediodía, que permanece hasta los 3-4 años

¿QUÉ HÁBITOS Y RUTINAS SON RECOMENDABLE SEGUIR PARA UN BUEN DESCANSO DE MI BEBE?

El sueño del bebe va estar condicionado desde el nacimiento debido a los cuidados que recibe, sus relaciones con el entorno entre otras cosas, es por eso que me gusta siempre deciros que el sueño se educa, forma parte del aprendizaje y es una necesidad básica para su correcto desarrollo físico y mental debiéndole dar la importancia que merece, tanto como el comer!!

No hay un sistema global que sirva para todos los casos, cada sistema es diferente y servirá a uno u otro niño dependiendo de su personalidad y carácter. ASI QUE EL MEJOR METODO DE APRENDIZAJE ES EL QUE MEJOR SE ADECUA A LAS CARACTERISTICAS DE LA FAMILIA.

Es importante para crear un habito del sueño ayudar con estas rutinas:

  • Horario: El cuerpo es una animal de costumbres, por lo que para lograr una rutina de sueño lo recomendable es acostarlo siempre a la misma hora.

 

  • Entorno adecuado: Intentaremos que siempre duerma en el mismo sitio, no es recomendable dormirle en el salón mientras vemos la tele y una vez dormido llevarle a su cuna/cama. En la habitación debe haber una temperatura agradable (ni fio ni calor). La ropa de cama según la época del año en la que nos encontramos.

 

  • Los ruidos ambientales son muy importante para los estímulos, por lo que para diferenciar el día de la noche, para las siestas dejaremos que entre la persiana entre algo de luz, y durante la noche favorecer la oscuridad. Además, durante el día el sonido debe ser el habitual en la casa, no debe estar todo en silencio…

 

  • Alimentación: Este es el aspecto que quizá más influye en el sueño del bebe, tanto en el único como para el mantenimiento. Es recomendable que se siga un patrón alimentario siempre, flexible por supuesto porque son bebes y no maquinas, y el apetito varía igualmente dependiendo de factores como puede ser el ejercicio físico o lo cansado que nos encontremos ese día. Los lactantes con leche materna toman más frecuentemente y por lo tanto son más habituales los despertares nocturnos. Las tomas nocturnas deben ser breves y con luz tenue y sin apenas sonidos para que no se estimulen. Tanto la sobrealimentación como recibir estímulos nocturnos pueden influir sobre el sueño adecuado del niño.

 

  • Rutina de inicio de sueño: Es más sencillo para el niño saber que después tras el baño viene el pijama y el momento de relajación en la cuna. Es más sencillo que se duerma siguiendo unas rutinas previas. Podemos crear una sucesión de actos que finalicen dejándole en la cuna e iniciar el sueño. Habitualmente un niño que llora cuando se le deja en la cama es por la ansiedad que le causa esa separación, por eso debemos trasmitirle que el momento del sueño es relajante y no una tortura. Les ayuda mucho tener un objeto tipo doo-doo, mantita para que le ayude a conciliar el sueño o algo que le tranquilice y lo relacionara con el sueño, lo que hará que cuando se despierte entre los ciclos del sueño, al sentir su doo-doo duerma con facilidad y solito.

 

 

 

BEBESALUS

  Comunidad de Madrid

  633 589 129